img_profile

Crece el misterio en torno a la desaparición de un joven de 19 años en la costa del río

06/11/2018 Policiales

Gerardo Ramón Ponce fue el miércoles pasado a pescar con unos amigos. Con el correr de los días, los acompañantes del joven fueron volviendo uno por uno, pero nadie quiere o sabe decir que pasó con él. Su familia lo busca con desesperación.

"Fueron el martes a pescar entre cinco. Los otros volvieron, pero mi hijo no. Lo estamos buscando por todos lados, también por el río. Ayer apareció otro que estaba perdido, quisimos hablar con él, pero la madre no nos deja", contó con angustia el domingo en Equipo de Noticias María Molina, madre de Gerardo Ramón Ponce (19), quien ya lleva seis días desaparecido.

María contó cómo toda su familia se había sumado a la búsqueda policial y al rastrillaje por el río, además de intentar conmover a los acompañantes de su hijo, para que den algunos datos. Hasta el domingo, habían encontrado una ojota del joven en la ribera, cerca de la zona a la que habrían ido a pescar, y ayer hallaron amenazas en el celular que el joven había dejado en su casa.

“La Policía encontró amenazas de uno de los que fue a pescar con él”, reveló a la prensa María Molina, mamá de Ponce.

Al ser el joven mayor de edad, su familia comenzó a preocuparse recién al pasar un par de días del viaje con sus amigos, a quienes según comenta la madre, no conoce. "Mi hijo no llevó celular, no llevó nada. Su jean, una remera mangas largas y una mochila, nada más. Suele ir a pescar con los primos, pero algo así no pasó nunca. No conozco a los amigos con los que fue", relató con angustia.

Uno de los jóvenes que acompañaron a Ponce, fue detenido el sábado por la noche, cuando la policía fue a buscarlo para pedirle datos sobre su acompañante desaparecido.

"El estaba fumando en una esquina con otro chico, cuando vio que llegaba el patrullero, se escapó y se metió en su casa. El papá lo apañó y lo metió bajo la cama, y le mintió a la Policía, le dijo que su hijo no estaba", relató María.

"No se que pensar, hay muchas versiones, dicen que estos muchachos eran enemigos de mi hijo. No se que pensar. El se suele ir a pescar o hace changas, pero nunca se pierde tantos días", dijo angustiada la madre.

Por su parte, Yaquelín Ponce, hermana del desaparecido contó oportunamente, comentó a un diario local que “mi hermano vive con papá en el barrio 17 de Agosto. Lo último que supe es que se fue a pescar con una persona que lo conocen como ‘Chito’. Al parecer fueron a una zona conocida como Piedra Colorada”, indicó. 

La investigación realizada por la Policía determinó que este joven se fue pescar con otras cuatro personas al río Paraná.

Habían alquilado una canoa de chapa con remos a una persona que vive en el barrio Esperanza.

En un momento determinado al parecer por las malas condiciones climáticas decidieron dividirse. 

Solo dos de ellos siguieron en la embarcación y la llevaron a devolver al propietario que les había alquilado. Los tres restantes, entre los que se encontraba Ponce, bajaron a la costa. 

El relato coincidente de los pescadores que regresaron a sus casas sanos y salvos fue que en ese lugar todos decidieron regresar por su cuenta.

Es por eso que desconocen el paradero de Gerardo Ramón, ya que al llegar a la costa todos se dividieron.

Para los pesquisas las circunstancias son más que confusas y por ello podrían aprehender a los cuatro acompañantes a fin de dilucidar lo ocurrido.

Cualquier novedad del paradero del joven piden comunicarse a los teléfonos 3794-097170 o 3795-324017.




Con información de El Litoral
Comparte esta noticia en: